Manifiesto Mañana 2020

Queremos ser transparentes con vosotros y contaros nuestras reflexiones sobre la edición 2020 de Mañana. Un año lleno de desafíos, cambios inesperados y la incertidumbre que no ha dejado indiferente a nadie, pero también un año de grandes aprendizajes, evolución y adaptación.

05 de junio de 2020

Hola a todos y todas,

Queremos compartir con todos vosotros nuestras reflexiones sobre la edición 2020 de Mañana y terminar esta reflexión con un manifiesto y compromiso para la edición 2021.

Como muchos de vosotros sabéis, Mañana nace en 2019 con el objetivo de involucrar a todos los agentes de nuestra sociedad en la construcción de un futuro hecho a nuestra medida, adaptado a las características de nuestro país y aprovechando el enorme talento que tenemos aquí. Sin duda, Mañana fue un proyecto pionero. Porque ya entonces hablábamos de involucrar a todos los agentes de la sociedad, fueran públicos o privados, fueran grandes o pequeñas empresas, fueran entes individuales o colectivos, para soñar y trabajar conjuntamente en ese futuro que nos atrevíamos a soñar.

Y decimos que fue un proyecto pionero porque a raíz del COVID han surgido muchas iniciativas similares a Mañana. Que han impulsado la colaboración público-privada, la colaboración intergeneracional, intersectorial, la colaboración ciudadana, al fin y al cabo, para dar solución a los grandes retos que se nos plantean como sociedad.

Si en 2019 Mañana era necesario, hoy lo es aún más. Porque los retos y desafíos a los que se enfrenta nuestra sociedad son aún mayores. Siguen siendo desafíos en las 3 áreas que detectábamos como cruciales: la habitabilidad de nuestros pueblos y ciudades, el bienestar concebido en su sentido más amplio y el desarrollo sostenible. Eso no ha cambiado. Pero si antes estas áreas estaban equilibradas, eran igual de acuciantes, hoy después del COVID y de la crisis económica por este generada, el área del bienestar y el de desarrollo sostenible cobran más protagonismo.

El COVID19 vino a trastocar todos los planes. Nos obligó a parar y a reflexionar. Y fruto de esa reflexión optamos por digitalizar todas las actividades que teníamos previstas, lo que nos dio la oportunidad de posicionar a Mañana, definitivamente, como el punto de encuentro de la sociedad, de las corporaciones y de las instituciones para el diseño colaborativo de soluciones a los retos – país y como una plataforma de referencia en innovación social y sostenibilidad.

Descartada la posibilidad de celebrar eventos físicos, nuestro objetivo principal se centró en incrementar y dinamizar la comunidad de Mañana, y la estrategia se basó en el desarrollo de múltiples actividades online que involucraran de manera activa a gran parte de esta comunidad y que fueran lo suficientemente atractivas para atraer a nuevos integrantes.

En este proceso aprendimos cómo las personas somos capaces de adaptarnos a prácticamente cualquier circunstancia, modificando nuestra forma de relacionarnos, nuestras rutinas, aprendiendo a conciliar teletrabajo y familia, cambiando salidas a restaurantes por conciertos y actividades online, y eso mismo hemos hecho nosotras para que sigamos, entre todos, construyendo y trabajando por un mañana justo, sostenible y colaborativo, ahora de manera digital. En su momento, confiamos en que era posible y vosotros nos lo habéis demostrado.

Como no podría ser de otro modo, la comunidad de Mañana respondió superando todas nuestras expectativas. No esperábamos menos. No en vano nuestra comunidad está compuesta por personas físicas y jurídicas implicadas e inquietas y muy comprometidas.

Sin duda, la palabra más importante y que define este año para nosotros es ‘Comunidad’. Una comunidad formada por todos los agentes de la sociedad, desde administraciones, empresas de diversos sectores y tamaños, startups, ciudadanos y ciudadanas, miembros del sector educativo, etc. Una comunidad diversa, inclusiva e intergeneracional, preocupada por dar forma a un futuro digno de ser vivido.

Comunidad porque entre todos hemos conseguido identificar los desafíos más importantes de la sociedad y proponer soluciones viables y activables. Fomentando el networking, creando sinergias, trabajando siempre en equipo y poniendo el aprendizaje de la comunidad en el centro de todo. Comunidad porque como bien dice el refrán, “Si caminas solo, irás más rápido; si caminas acompañado, llegarás más lejos”. Y no estamos solos. Ya somos más de 15.000 miembros activos y seguimos creciendo.

No sabemos lo que nos deparará 2021, pero sí que queremos comprometernos con vosotros en seguir inspirándoos con conocimiento gratuito y de calidad, porque creemos que así debe ser, para que el aprendizaje sea abierto y libre de discriminación. Os involucraremos desde el principio en Mañana 2021 porque vosotros sois nuestro pilar más importante y buscaremos conectaros con otros agentes de la sociedad para demostrar lo que podemos conseguir juntos, y sobre todo seguiremos poniendo en valor y reconociendo el enorme talento que hay en nuestro país.

Vuestras respuestas a las distintas encuestas que os hemos lanzado nos han puesto sobre la pista de los desafíos que os parecen más relevantes, a día de hoy, tras el Covid y la crisis por éste generada. Temas como el reto demográfico, el futuro que les espera a las nuevas generaciones o las oportunidades que genera el emprendimiento social como herramienta de cambio de modelo económico, son solo algunas de ellas.

Igualmente, nos ha quedado muy claro que queréis involucraros en actividades en las que podáis dejar vuestra impronta, vuestro impacto, que os formen, que os “reformen”, que os sacudan por dentro, en definitiva, que os transformen. Queréis actividades que os obliguen a trabajar, a reflexionar, a aportar y a compartir conocimiento.

También habéis manifestado que valoráis el talento que tenemos en este país, sobre todo habéis puesto en valor el talento de la comunidad científica y el papel que ésta debe asumir en el día a día de nuestra sociedad. Pero no hay ciencia sin presupuesto. Y no habrá talento si no se lleva a cabo una revisión estructural y profunda del sistema educativo para adaptarlo a las nuevas circunstancias.

Os preocupa mucho el desarrollo sostenible, desde los tres puntos de vista: económico, social y medioambiental. Para conseguirlo, consideráis clave la iniciativa del sector público, pero al mismo nivel consideráis imprescindible la involucración del sector privado y de toda la sociedad.

Por todo esto y en todo esto seguiremos trabajando. Siempre contando con vuestra opinión y participación, por supuesto.

Aprovechamos para hacer un llamamiento a todas aquellas instituciones públicas y privadas que defiendan este mismo discurso, para que nos apoyen. Salvo para las honrosísimas excepciones de los partners que nos apoyan desde el principio y a los que les agradecemos infinitamente su colaboración, nos ha parecido que nuestro discurso caía en saco roto. Y entendemos que el Covid lo ha puesto muy difícil. Pero participar en Mañana no es green-washing. Participar en Mañana es querer involucrarse en el desarrollo de un futuro más prometedor para las próximas generaciones. Es querer ayudar en la regeneración de este país. Es querer hacer de este país un país con futuro, pero con un futuro justo, colaborativo, sostenible y, claro, digital.

Nos gustaría terminar agradeciendo su esfuerzo y dedicación a todos los que han hecho posible que en un año tan difícil Mañana se haya, no solo mantenido, sino reforzado. Al equipo de Barrabés, de IFEMA de ENISA y de nuestros partners. También queremos dar las gracias a todos los que habéis colaborado con vuestro tiempo y vuestro conocimiento. Y por supuesto a todos los que habéis participado en cualquiera de las actividades propuestas.

¡Nos vemos en Mañana 2021!

Esta es nuestra reflexión de este año tan loco, ¿Cuál es la vuestra?

Os animamos a compartirla con nosotras.